Eneatipo 7 – El Entusiasta

Al eneatipo Siete lo hemos llamado entusiastas porque este tipo de personalidad se entusiasman por casi todo lo que les atrae la atención.

EL TIPO ACTIVO, AMIGO DE PASARLO BIEN, ESPONTÁNEO, VERSÁTIL, CODICIOSO Y DISPERSO «Aun no tengo claro qué deseo ser cuando sea mayor.»

  • MIEDO BÁSICO: Verme despojado de todo y atrapado en el sufrimiento.
  • DESEO BÁSICO: Estar feliz, contento, encontrar satisfacción.
  • MENSAJE DEL SUPERYÓ: «Vales o estás bien si obtienes lo que necesitas».

Eneatipo 7

Asisten a la vida con curiosidad, optimismo y espíritu de aventura, como niños en una tienda de caramelos que miran el mundo con ilusionada expectación por todas las cosas buenas que van a experimentar. Son osados y alegres, y van en pos de lo que desean en la vida con animada resolución.

Poseen una cualidad cuya mejor definición es la palabra chutzpah, algo así como descaro. Aunque los Siete pertenecen a la triada del sentimiento, no lo parece de inmediato porque tienden a ser extraordinariamente prácticos y en cualquier momento están dedicados a una multitud de proyectos. Suelen pensar por adelantado; prevén los acontecimientos, generan ideas al vuelo y prefieren las actividades que les estimulan la mente, que a su vez generan más cosas por hacer y en las que pensar.

No son necesariamente intelectuales ni estudiosos según ninguna definición estándar, aunque suelen ser inteligentes, muy leídos y elocuentes. Su mente pasa con rapidez de una idea a la siguiente, lo cual los hace muy ocurrentes y capaces de sintetizar información. Los estimula el torrente de ideas y el placer de ser espontáneos; prefieren tener una visión amplia, global, y la emoción de las etapas iniciales del proceso creativo antes que la exploración de un solo tema en profundidad.

Devon, próspero empresario, nos habla del funcionamiento interior de su mentalidad tipo Siete:

“Decididamente soy una especie de lista en persona. No se trata de que me preocupe olvidar  las cosas, porque tengo muy buena memoria; es más bien una necesidad de descargar información para que mi mente no gire alrededor de ella. Por ejemplo, fui a un concierto en que las entradas eran muy caras y difíciles de conseguir; no logré escucharlo entero. La mente me torturaba con las cosas que necesitaba hacer. Al final tuve que levantarme y marcharme, lo que desconcertó y preocupó a mi acompañante; y yo me perdí un buen programa.”

Suelen estar dotados de agilidad mental y de una excepcional capacidad para aprender rápido, ya se trate de información (idiomas, hechos y procedimientos) como de habilidades anuales; tienden a tener una excelente coordinación entre la mente y el cuerpo, y gran destreza manual (mecanografía. piano, tenis). Todo esto se combina para hacer de los Siete la quintaesencia de las personas renacentistas.

Paradójicamente, su curiosidad por una amplia variedad de teínas y su capacidad para aprender rápido también pueden generarles problemas. Debido a su relativa facilidad para aprender muchas habilidades y técnicas diferentes, les resulta más difícil decidir qué trabajo o actividad hacer; por lo tanto, no siempre valoran sus capacidades como las valorarían si tuvieran que esforzarse para adquirirlas. Pero cuando están más equilibrados, su versatilidad, curiosidad y capacidad de aprendizaje pueden llevarlos a extraordinarias consecuciones.

La causa de este problema es común a todos los tipos de la tríada del pensamiento: están desconectados de la orientación y del apoyo interior de su naturaleza esencial. Esto genera en ellos una profunda ansiedad: creen que no son capaces de tomar buenas decisiones en beneficio de ellos y de los demás. Tienen dos maneras de arreglárselas con esta ansiedad.

En primer lugar tratan de tener siempre la mente ocupada; mientras lo consiguen, sobre todo con proyectos e ideas positivas para el futuro, hasta cierto punto excluyen de su conciencia la ansiedad y los sentimientos negativos. De igual modo, dado que la actividad estimula sus pensamientos, se sienten impulsados a no parar, a pasar de una experiencia a la siguiente, en busca de más estímulos. Esto no quiere decir que giren en círculos; por lo general les gusta ser prácticos y hacer las cosas.

Francés, próspera consultora empresarial, da la impresión de tener más energía de lo que es humanamente posible, y sin embargo es una Siete típica:

“Soy muy, muy productiva. En la oficina estoy animada y la mente me funciona a las mil maravillas. Podría planear varias campañas de publicidad para un cliente, esbozar el programa general para un seminario próximo, hablar por teléfono con un cliente sobre un problema importante, cerrar dos tratos, hacer una lista de trabajos pendientes, dictar unas cuantas cartas y ver en el reloj que son las nueve y media, hora en que llega mi ayudante para comenzar nuestro trabajo del día.”

En segundo lugar, se las arreglan con la pérdida de su orientación esencial empleando el método de ensayo y error: lo prueban todo para saber qué es lo mejor. Muy, muy al fondo creen que no encontrarán lo que de verdad desean en la vida; por lo tanto, tienden a probarlo todo, y por último podrían recurrir a cualquier cosa para reemplazar lo que de verdad buscan.

«Si no puedo tener lo que realmente me satisface, lo pasaré bien de todos modos. Tendré todo tipo de experiencias, y así no me sentiré mal por no tener lo que deseo».

ESTO lo pone en práctica incluso en los aspectos más triviales de su vida cotidiana. Por ejemplo, si un eneatipo Siete quiere tomar un helado y no logra decidirse por uno de vainilla, de chocolate o de fresas tomará uno de tres sabores, sólo para no dejar de lado el que podría ser la opción «correcta». Tener dos semanas de vacaciones y el deseo de visitar Europa le producirá un dilema similar. ¿Que países y ciudades visitar? ¿Que ver en ellos? El modo de solventarlo será apretujar en esas dos semanas todos los países, ciudades y lugares di interés posibles.

En su apresurada carrera por experiencias emocionantes, el verdadero objeto de su deseo (la flor de su jardín, por así decirlo) podría estar tan enterrado en su inconsciente que en realidad nunca saben cuál es exactamente.

Además, dada la prisa en ir en pos de lo que creen que les ofrece libertad y satisfacción, tienden a elegir mal y son menos capaces de satisfacerse porque todo lo experimentan de modo indirecto a través del denso filtro de su acelerada actividad mental.

La consecuencia es que acaban nerviosos, frustrados y enfadados, y con menos recursos disponibles en los aspectos físico, emocional o económico. Podrían terminar arruinando su salud, sus relaciones y sus finanzas en su búsqueda de la felicidad.

Actualmente Gertrude está ocupadísima con su profesión y su familia, pero al mirar hacia atrás ve cómo esta tendencia contribuyó a hacerle difíciles sus comienzos:

“No había nada para hacer en casa ni en la pequeña ciudad del sur donde me crié. Me moría  de ganas de marcharme de allí hacia un lugar más interesante. A los dieciséis años comencé a salir con un chico y al poco tiempo quedé embarazada; él no quiso casarse conmigo, lo cual estaba bien porque yo tampoco deseaba casarme con él. Poco después conocí a otro, nos casamos y conseguí que nos trasladáramos a una ciudad más grande. Pero las cosas no salieron como yo deseaba, porque después de tener al bebé rompimos la relación y tuve que volver a mi casa. Allí estuve uno o dos años, para recuperarme y poner los pies en el suelo. Cuando las cosas empezaron a ponerse mal, me casé con otro chico. Ahora tengo diecinueve años y creo que ya he hecho bastantes cosas.”

Pero, en el lado positivo, los eneatipo Siete son personas muy optimistas, exuberantes y animadas. Están dotadas de mucha vitalidad y el deseo de participar plenamente en sus vidas día a día. Son alegres y joviales por naturaleza, no se toman demasiado en serio las cosas; en realidad no se toman nada demasiado en serio. Cuando tienen equilibrio interior su entusiasmo y su alegría de vivir influyen en todos los que los rodean. Nos recuerdan el placer puro de la existencia, que es el mayor don de todos.

Personas Ejemplo de Eneatipo 7

  • Robin Williams.
  • Steven Spielberg.
  • Jim Carrey.
  • Tom Wolfe.
  • Jack Nicholson.
  • Lauren Bacall.
  • Malcolm Forbes.

 

Texto extraído del gran libro: La Sabiduría del Eneagrama (Don Richard Riso & Russ Hudson). Cómpralo aquí.

 

Vídeos sobre el Eneatipo 7

En esta sección encontrarás vídeos relacionados con el eneatipo 7.

El Eneatipo 7 según Borja Vilaseca

Vídeo Autor: Borja Vilaseca – Cursos sobre Eneagrama – www.borjavilaseca.com

El Eneatipo 7 según Alberto Peña

Audios del Eneatipo 7

En esta sección compartiré los audios del eneatipo 7 más interesantes que he encontrado. Espero que te gusten.

 

Recibe tu Eneatipo en tu Email

6 comentarios en “Eneatipo 7 – El Entusiasta”

  1. Hola! Según este test soy 7, y si bien me reconozco en muchas cosas hay algunas que definitivamente no me representan. Estas últimas, ¿son cosas que no están en mí o que yo no quiero ver? Saludos y gracias!

    Responder
    • Hola Katia, el eneagrama es una herramienta de autoconocimiento de la personalidad. Todos tenemos un poquito de todos los eneatipos y uno de ellos sería nuestro predominante. Utilizar el eneagrama es bueno para hacer consciente rasgos que en muchas ocasiones negamos. Pero siempre para conocernos más e ir más allá de nuestra máscara tan compleja que nos inventamos. Si crees que no te representa lo que dices pues está bien, y si notas que incluso lo rechazas pues date la oportunidad de seguir mirando. Yo rechazaba mi eneatipo una y otra vez porque me negaba a ser ese número jajaja. Pero al final te das cuenta de que no se trata de encasillarte en un número sino liberarte de todos 😉

      Responder
  2. Se me hace muy acertado mi eneatipo…. Y definitivamente tengo mucho que cambiar para una mayor calidad de vida… Muchas gracias!!

    Responder
  3. Hola, soy 7 y me gusta mi libertad y siempre estar alegre, ¡para que pasarlo mal! Siempre hay que ser positivos y ver lo bueno de la vida. Me cuesta mucho mantener relación con los 8, son muy mandones y me agobian muchísimooo. Demasiadas normas y se meten mucho en tu vida, ¿algún consejo para que dejen más libertad a las personas?

    Responder
    • Hola Paula, como siempre digo el eneagrama es una herramienta de autoconocimiento de la personalidad. En realidad nuestra personalidad siempre tiene un poco de todos los eneatipos y a veces lo que nos molesta de otros es lo no aceptamos de nosotros mismos. De ahí el refran que dice «vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro» 🙂

      Con esto no quiero decir nada, simplemente que es bueno utilizar el eneagrama siempre para nuestro autoconocimiento. Está claro que te vas a encontrar con personalidades que no encajan con la tuya y te incomodan, pero incluso puede ser una buena oportunidad para conocerte más a ti y al que tienes en frente.

      Los rasgos de nuestra personalidad se forma a lo largo de la vida con las experiencias vividas, tanto para lo bueno como para lo malo. Heridas y traumas que arrastramos desde pequeñitos y miles de experiencias. Cuando podemos darnos cuenta de esto podemos comprendernos primero a nosotros y luego respetar también a los demás.

      Responder

Deja un comentario